Feeds:
Entradas
Comentarios

Hace meses, aprovechando la estimulante tarea que tenía por delante –dar unas cuantas clases de prácticas en 4º ESO sobre el nazismo y el fascismo italiano– comencé a leer El oscuro carisma de Hitler, de Laurence Rees, obra sobre la que ya dije varias cosas. Su introducción consiguió atraparme: la motivación del autor por emprender decenas y decenas de entrevistas a criminales de guerra para lograr comprender el fenómeno del totalitarismo en la Alemania de estos años me llevó a sumergirme en esta y otras obras suyas. Afirmaba en la introducción que no podía comprender cómo la personalidad de Hitler había llevado a cometer tales atrocidades; pero pronto lo aclaraba: “Yo no estaba hambriento; humillado tras perder una guerra; desempleado; asustado por la violencia que imperaba en las calles; no me sentía traicionado por las promesas incumplidas del sistema democrático en el que vivía; aterrorizado por que mis ahorros se desvanecieran en un desplome de la banca; y quería que me dijeran que todo ese caos era culpa de otro”. Culpa de otro, por supuesto: de los judíos, de los comunistas, y un largo etcétera de “no personas”, de infrahumanos. Traté de motivar a mis alumnos con esa introducción como motor de un historiador para comenzar una investigación, y haré lo mismo próximamente con mis alumnos ya oficiales cuando llegue tal tema.

9788484329138

Todo ese caos era culpa de otro. Algo que, por otra parte, es bastante frecuente en nuestra sociedad actual sin necesidad de irnos a los años 30 del pasado siglo. Pero esa frase me llevó meses después a leer Auschwitz, obra comentada hoy en diversos medios por el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración y exterminio. Sin pretender hacer sombra al profesor Serna y su magnífica reseña, me permitiré el lujo de recomendar esta obra de nuevo citando algunos fragmentos. Los historiadores pecamos muchas veces de ser malos –o nulos– en comunicación para el gran público, así que insistiré en ello uniéndome a los múltiples artículos periodísticos que pueblan la prensa de esta semana.
“Sé que el presente libro tiene mucho de perturbador”. Así comienza Auschwitz. Los nazis y la “solución final”. Es perturbador, inquietante pero muy sugestivo; tiene una capacidad de narración increíble rescatando la información y las citas de sus múltiples entrevistas, tanto a víctimas como verdugos, y todo ello lo hila de una forma magnífica mientras involucra al lector a sumergirse en la barbarie, a sentir cómo vivieron y pensaron unos y otros, a comprender sin enjuiciar, y a valorar el contexto histórico. Comprender cómo la ética situacional puede resultar criminalmente peligrosa es, quizás, el motor de esta obra.
Una y otra vez el autor insiste en la idea de que las personas que se encargaron de estas ejecuciones eran ciudadanos normales, de esos que te puedes encontrar en el autobús y que pueden parecer unos buenos padres y unos vecinos ejemplares. Gran sorpresa fue para él este descubrimiento cuando esperaba encontrarse a criminales malévolos y endemoniados; y, sin ser así, la mayoría tuvieron muy claro que no se arrepentían de sus hechos, que habían actuado bajo el ideal del momento y al servicio de un Estado y de unas convicciones profundas.
El sistema de Kapos que se implementó en Auschwitz provino de Dachau, creando un sistema de cargos entre los reclusos con la finalidad de lograr un control más potente. “Las autoridades del recinto nombraban a un prisionero de cada barracón (…) que tendría un poder casi omnímodo sobre el resto de reclusos (…) Ellos harían, en mayor grado aún que los guardias de la SS, insoportable la vida dentro del campo de concentración, al adoptar un comportamiento arbitrario en su relación diaria con los demás internos”. Himmler expresó sobre ellos: “En el momento en que dejemos de estar satisfechos de él, dejará de ser Kapo y volverá a unirse al resto de prisioneros. Sabe perfectamente que éstos lo matarán a golpes la primera noche tras su regreso”. El miedo, la amenaza y la necesidad de preservar la propia vida se antepusieron a cualquier resquicio de humanidad sobre quienes eran reclusos como ellos.
Además de la brutalidad que estos cargos infligían y de los trabajos forzosos para las empresas archiconocidas que aprovechaban la mano de obra del campo, el Bloque 11 resonaba como otra de las estructuras más temibles. Tenía el mismo aspecto que los demás barracones de ladrillo rojo, pero tenía una función diferente como relata el testimonio de Jerzy Bielecki, que sobrevivió a este lugar de tortura y asesinato. Fue condenado en este bloque por estar enfermo e incapacitado para trabajar y su castigo consistió en ser colgado de una viga con las manos atadas por detrás de la espalda. Resulta curioso de este testimonio, más que el método de tortura, la variedad de soldados de la SS que podía haber en el campo: el mismo Bielecki habla del sádico que apartó la silla sobre la que estaba levantado, y del compasivo que lo ayudó a bajar. Comprender cómo era cada uno de ellos podía ser clave para lograr la supervivencia.
El autor también hace referencia a otros campos de exterminio anejos a Auschwitz para completar el relato de terror. En julio de 1941 Himmler ordenó la aniquilación total de los judíos de Polonia y, viendo la falta de infraestructura de Auschwitz, confió en la capacidad de otros tres campos polacos para tal efecto: Belzec, Sobibor, Treblinka. Sus nombres han pasado a la cultura común como sinónimos de terror por ser el lugar de ejecución de 1.7 millones de personas.
Sin embargo, fue Auschwitz, el campo hoy conmemorado, el que superó toda estadística llegando al millón cien mil personas que dejaron su vida allí. Fue en 1944 cuando se dieron la mayoría de muertes en este campo, momento en que las infraestructuras de exterminio industrial –y de alejamiento moral de la muerte– alcanzaron sus cotas máximas de efectividad. En su mayoría fueron judíos los allí exterminados, y concretamente judíos húngaros. La obra sirve también para fijarse en ciertos colectivos, más allá de este, que habitaron el campo: gitanos, con sus privilegios iniciales para poder vivir en familia, y Testigos de Jehová, cuyos testimonios son sorprendentes por la entereza de su fe, la colaboración con las familias nazis debido a su confianza absoluta en la divinidad y su providencia, y el cierto aprecio que llegaron a tener por parte de generales de la SS por sus buenos cuidados a sus hijos.
El resto es bastante conocido y la prensa se hace eco de ello. Las marchas de la muerte, una vez el Ejército Rojo se aproximaba en enero de 1945, incrementaron el nivel de mortalidad del campo en los traslados forzosos hacia Austria o Alemania. Muchos de ellos fueron a Bergen-Belsen, en la Baja Sajonia, conocido por las escenas filmadas tras su liberación, y la nula organización del campo, abandonado, con ausencia de toda dignidad humana.
Más allá de todo esto, insisto en mi recomendación de esta obra por alumbrar otros aspectos que quizás sigan siendo oscuros para la mayoría de las personas: los asesinatos de antiguos nazis por la Brigada Judía británica, sin ninguna garantía jurídica; la segunda condena a la que se vieron sometidos los judíos liberados por encontrar sus casas ocupadas; las deportaciones que Stalin ejerció tras la guerra a calmucos, tártaros y chechenos, acusados de colaboración por su negativa a aceptar la noción de “preso político”; y la impunidad con la que quedaron muchos de los miembros de bajo rango de la SS. Indica Rees que de 6500 personas colaborando con este exterminio entre 1940-1945, solo fueron 750 castigados. Sin embargo, hoy los protagonistas son los pocos supervivientes que quedan de los 7000 que lograron salir de aquel infierno con vida.

1. En un par de días se celebrará el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración y exterminio Auschwitz-Birkenau de Polonia. Fue la noche del 27 de enero de 1945 cuando las tropas del Ejército soviético entraron en el campo. Los nazis habían dinamitado previamente los crematorios del campo para borrar pruebas del millón cien mil personas que dejaron su vida allí. Eva y Miriam, dos hermanas despertadas por los estruendos de las explosiones, asistieron a la desaparición de todo orden en el campo y salvaron de milagro su vida: aun siendo destinadas a una muerte segura por la imposibilidad de seguir el ritmo de las marchas de la muerte, pudieron zafarse debido a la proximidad del Ejército Rojo. Curiosamente fueron soldados del frente ucraniano los que llegaron en primer lugar al campo, y los gritos de ¡Somos libres!, ¡Somos libres! comenzaron a escucharse. El abrazo de esos primeros soldados a Eva fueron el primer elemento de calma después de mucho tiempo.

Los ecos de la historia resuenan una y otra vez en nuestro presente, y la negativa de Putin a asistir a este último aniversario conmemorativo con víctimas presentes ha sido noticia. “El señor Putin tiene a finales de enero una agenda muy intensa ligada a cuestiones de la política nacional. Representará a Rusia el jefe de la Administración Presidencial, Serguéi Ivanov”, reza la noticia. Y continúa recordando su conflicto en Ucrania que le mantiene en una difícil relación con Europa. Desde luego, esta “liberación” que narra Laurence Rees no puede idealizarse ni ensalzarse sin más: muchos de los presos que pudieron salir con vida de este y otros campos, se encontraron con un futuro roto por haber sido ocupadas sus casas en sus países de origen. El antisemitismo en la Polonia de posguerra continuó acampando y amenazando.

ArbeitTreblinka-27436

2. Los ecos vuelven a aparecer en una jornada que me recuerda a la cita europea de hace unos meses donde todo parecía estar en juego y, realmente, nada lo estuvo en gran medida. De nuevo, hoy la cita griega se presenta como la jugada maestra contra las medidas de austeridad que llevamos soportando durante años; y vuelven a salir a la palestra ecos una y otra vez: los que vinculan a Tsipras con los comunistas de la guerra civil griega de mitad del siglo pasado; los que, sesudamente, citan a Keynes, y advierten contra la excesiva presión económica en Grecia; o los que tratan de ser apadrinados por Syriza en España. Lo siento pero no, no me gustan los baños de multitudes, los baños de masas de los partidos políticos. Veo unos minutos el mitin de Podemos en Valencia por la red y me desagrada profundamente. Íñigo Errejón bajado del cielo, con un semblante bien pulido y con aspecto juvenil, enciende a las masas, les dice lo que quieren oír y prorrumpen en aplausos con gritos de “Sí se puede”. Pues claro que debe poderse, pero ¿así? Parece que en un siglo no ha cambiado la forma de hacer política; no me gusta, no, me recuerda demasiado a El triunfo de la voluntad y rápidamente trato de apartar ese pensamiento y de cerrar la ventana.

3. Esto de los líderes carismáticos no deja de inquietarme, y ya son varios años. Sin haberme repuesto aún de las terribles imágenes del ataque yihadista en Francia, me da por leer El holocausto asiático. Los crímenes japoneses en la segunda guerra mundial, también del profesor Rees. Espeluznante de nuevo. Desconocía profundamente la acción de Japón en la guerra y el papel de Hirohito, así como la voluntad de los soldados japoneses por inmolarse, por servir a un ideal trascendente y entregar su vida por ello. De nuevo me deja anonadado y me viene una y otra vez a la mente el fundamentalismo islámico, el Ejército Rojo, los mítines políticos y la raza aria. ¡Salvadme!

Abro los ojos y me despierto; al instante me lamento: he vuelto a dormir más de la cuenta, más de lo esperado. En pocos instantes tomo mi consabido desayuno y me pongo al lío. Hoy el enunciado es más largo de lo normal: “El conocimiento histórico, tiempo histórico y categorías temporales, el historiador…”. No acabo de leerlo, me abruma el título, me abruma la introducción; caigo en la cuenta del día que es y procuro avanzar con celeridad ante las frases teóricas que se agolpan en el texto. Todo, por supuesto, para no sentir culpabilidad. Pero ahí no acaba todo: me flanquean las distracciones. El estudio de Laurence Rees sobre Auschwitz por un lado; Niebla de Unamuno por otro; mis pasatiempos mentales siempre presentes. Pero no sucumbo: resisto estoicamente las tentaciones aun sabiendo que más valdría entregarme al goce que me flanquea, que perecer ante palabras tan vacías. Termino con valentía la lectura rápida de mis páginas y acudo corriendo a desembotar mi mente con un vistazo rápido del periódico. Lo mismo de siempre. Tan solo me llama la atención una noticia acerca de la violencia creciente en Venezuela, que se sitúa en segundo lugar después de Colombia, y me pregunto: ¿por qué siempre ha de atraernos la violencia, lo más bajo del ser humano, lo más innoble? Pero decido no pensar sobre ello porque me llevaría a dejar de leer mis páginas. Pero sí, como veis, caigo en la tentación de escribir algo, de renovar un poco mi blog semiabandonado por tantas ocupaciones y practicar mi prosa, olvidada por tanta lectura memorística. Y aquí residen estas líneas que no importarán a nadie –tal vez ni siquiera a mí mismo–, pero las escribo para desempolvar mi teclado y mis puntos y coma. Acabo y me dispongo a subir mis líneas al blog y veo mi anterior entrada, “Quimeras” – ¡cuánta desdicha!–; y, al instante, pienso: este año acaba bien, este año que empieza lo hace con ganas e ilusión, y recuerdo todo lo bueno y todo lo malo, doy gracias por ello, y me propongo típicos objetivos en mente. El único y más importante: luchar por lo que quieres y por lo que se quiere conseguir.

 c9dbac0249

Quimeras.

Tristes premoniciones ante lo que ha de acontecer, Los Desastres de la Guerra. Goya.La agonía palpable y las quimeras que sobrevuelan: nos rodean y nos revolotean macabramente anunciando lo que va a suceder. Son las tristes premoniciones goyescas del artista comprometido que siente el peligro venir por las fronteras, ese mismo peligro que lo llevará al exilio y que inaugurará una larga travesía en la historia de su patria: la de los toros, la de la aristocracia refinada con sus quitasoles y sus praderas, la patria que le había acogido como retratista real; en fin, la misma que soportaría premoniciones, fusilamientos y miseria. Este precioso grabado no deja de recordarme a su Cristo en el huerto de los olivos dando vida a una escena que presagia la tortura y la muerte. Son dos actitudes de entrega desesperada, de búsqueda de un salvador que no llega, en forma de dios o de quién sabe qué; es la soledad hecha arte: la de aquellos que huyen despavoridos ante el invasor francés, o la de ese Cristo que contempla en la agonía de Getsemaní cómo sus discípulos lo abandonan y caen ante el sueño en la soledad de la oración. Cuando todos se van, cuando el nerviosismo tristísimo se apodera de la escena, y cuando caer de rodillas e implorar es la única solución, la vida parece hacerse arte y música hace sonar ciertas melodías: “no tengo de qué inquietarme…”. Y luego, suspiras.

Cristo en el Huerto de los Olivos, Goya.

courbet2
“Esta es la entera historia de mi juventud. Cuando pienso en ella, me parece que fue tan breve como una noche de verano. Un poco de música, un poco de espíritu, un poco de amor y un poco de vanidad. Pero todo hermoso, rico y lleno de colorido, como una fiesta eleusina…”.
Así me interpela Peter, Peter Camezind. ¡Qué nombre tan resonante, con tanta solidez! Y, sin embargo, qué frágil y desdichado nos parece este joven cuando continúa su perorata: “y se apagó, rápida y mezquina, como una llama al viento”. Es alguien desolado por la muerte, que ha logrado apagar la noche de verano de su vida; una persona que, inmersa en su periplo de búsqueda interior y trascendencia en el mundo, cae de bruces ante una realidad amenazadora.
Es un camino tantas veces recorrido y, no obstante, sin remedio; ya nos lo enseñaron otros compañeros de su pluma: Harry Haller, Siddhartha, Demian o Hans Giebenrath pero, ¿qué más da?, ¿qué importa? El mediterráneo pintado por el artista del realismo y el mar de nubes del romántico se nos antojan tan inexplorados y tan peligrosos –al tiempo que seductores– como el sexo que años más tarde osó plasmar en la tela el primero. No hay ningún remedio: desde las montañas de la infancia, desde los valles de la seguridad y desde la maternidad acogedora habrá que transitar hacia el yo y hacia la satisfacción; en ese camino siempre aparecerá la muerte, el desdichado amor, los íntimos compañeros que se tornan indiferentes para, más tarde, pasar al olvido; las que vuelan a lomos de aeroplanos entre nubes, las que habitan en tierras lejanas y ansías acariciar. Y siempre, en este camino, surgirá la ilusión de la novedad, de la profundidad del sentimiento instantáneo y momentáneo que trata de eclipsar lo pasado y lo futuro, lo imaginado y lo real; así será, seres humanos seremos errando al advertir lo valioso, al discernir lo detestable y lo prescindible de lo que, en realidad, nos llena. Siempre diremos “aquel amor primero no tuvo nunca fin; siguió alentando (…) durante todos los años de mi juventud”; y una y otra vez nos reprocharemos a nosotros mismos: “idiota, olvídate, aún no has aprendido cómo se llaman los lagos, las montañas o los arroyos de tu tierra natal”.
Caspar_David_Friedrich_-_Wanderer_above_the_sea_of_fog

Qué frase tan vital y tan concentrada, que me evoca tanto y que resuena tan poderosa. Esta frasecilla de Vetusta Morla resume con elegancia Thelma y Louise, película de Ridley Scott de 1991, que vuelvo a ver; es una película muy indicada para las situaciones de huida y de querer correr, tan habituales ellas. Las imágenes iniciales ya nos remiten a lo que va a ser toda la obra: el camino, la carretera; sus peligros y sus aventuras, sus vaivenes y sus cambios. Sobre ese asfalto se construye una acción rememorando a Easy Rider y los caminos de la contracultura en los años 60.

Thelma-Louise_598Thelma es una mujer maltratada por el ideal machista que simboliza su marido, está hastiada de la vida miserable que lleva; Louise es una dependienta de un bar de carretera, necesitada de emoción. Ambas, insatisfechas, inician un camino de búsqueda y de crecimiento personal en la treintena: rompen con su vida y se desligan de ataduras atávicas. Todo ello al son de Martha Reeves, entre otras: todo parece completo y lleno de sentido cuando se encuentra el amor fogoso de la noche, cuando se produce la liberación de la muerte tras una violación, cuando se aplasta el machismo con fuego, cuando la magia del alcohol se acompaña con el country. Mientras, sigue sonando el salvajismo de la noche:

 “And every thing looks so complete

When you’re walking down on the streets

And the wind, it catches your feet

Sets you flying, crying”

La película tiene grandes componentes de feminismo, de liberación sexual, de western y de obra policiaca. Todo eso nos sirve para identificarnos con ellas y con su belleza natural; nos permite, además, empatizar y comprender la inocencia iniciática de Thelma, los planes maduros de Louise. Nos insta a escapar hacia un final del camino ignoto, oscuro, liberador. Un final que es aventurero y trágico, pero que resulta una victoria: logran aplastar todas las esclavitudes a que estaban sometidas. Es el valor para marcharse, un valor determinado, decidido y rompedor; es el miedo a llegar, el terror hacia lo desconocido. Es la emoción del camino que se inaugura…

 ThelmaLouise4_001Pyxurz

Thelma: Oye Louise, no nos dejemos coger.

Louise: ¿Qué quieres decir con eso?

Thelma: ¡Sigamos adelante!

Louise: ¿Pero qué dices?

Thelma, indicando la dirección del cañón: ¡Vamos!

Louise, esbozando una sonrisa: ¿Estás segura?

Thelma: ¡Sí!

Thelma con una sonrisa con lágrimas:” Sí…

Mañana

1. Mañana acabo el Máster de Profesor de Educación Secundaria (especialización Geografía e Historia); lo termino defendiendo mi Trabajo Fin de Máster o, más bien, haciendo breves esbozos a modo de titulares periodísticos de lo que ha sido dicho trabajo. El asunto en cuestión lleva por título la siguiente proclama ambiciosa: “Unidad didáctica. Una época de violencias: la violencia bélica (1914-1918), y en él desarrollo una breve programación para 4º ESO sobre este tema. Además, trato de defender una determinada concepción de la historia y de la didáctica de esta misma disciplina: intento mirar la primera mitad del siglo XX de una forma global y continua, siguiendo a grandes historiadores y a modernas concepciones pedagógicas. En realidad, es una invención mental que difícilmente podría tener aplicación como tal en las aulas actuales; a pesar de ello, trataré de defenderlo lo mejor que pueda.

descarga2. Hace unos días acabé de leer Historia de un alemán. Memorias 1914-1933, de Sebastian Haffner, en medio de la vorágine de lecturas de difícil digestión histórica que trato de intercalar con otras más llevaderas. Haffner acabó esta pequeña autobiografía de lo que fue una época realmente convulsa en 1939, ya emigrado a Inglaterra por el desencanto con el nazismo triunfante; sin embargo, no se publicó hasta su muerte. El testimonio de Haffner me sirve para mi exposición de mañana, ¿por qué no? Su ojo analítico y personal nos lleva a la Alemania que vivió la primera guerra mundial y que sufrió las consecuencias que se derivaron de Versalles, de la crisis económica y de los vaivenes políticos de la República de Weimar. El autor, un niño de siete años, nos advertía ya en 1914 que la guerra no se esperaba, que no podía ser real en su mundo idílico y que sería corta. ¡Qué equivocado estaba! Su voz infantil resuena, y lo seguirá haciendo mañana delante del tribunal:

“…la confianza que inspiraba el humo oloroso de los puros que fumaban con lentitud y que ascendía en el aire formando pequeñas columnas delante de ellos y cómo, cuanto más hablaban, más claro, mejor y más calmado se volvía todo. Sí, finalmente, la conclusión de que no podíamos estar en guerra resultó casi irrebatible y, por tanto, no nos dejaríamos intimidar, sino que permaneceríamos allí hasta que terminaran las vacaciones como siempre”.

Esas vacaciones no volverían a ser como siempre, ni lo serían en los siguientes cuatro años: una guerra encarnizada, cruel, con nuevo armamento y dimensiones hasta entonces desconocidas, comenzó. Sus memorias me sirven para tener presente el devenir de una época que sacó de la guerra un concepto diferente de la política, una idea del enfrentamiento desconocida hasta ese momento: por ello Furet habló de los orígenes del bolchevismo y del nazismo en la guerra mundial. Todo ello revoloteará en mi mente mañana durante los escasos diez minutos que tengo para defender un trabajo que, probablemente, no habrá sido leído en su totalidad por quienes deben evaluarme. También aparecerá en mi mente el testimonio de Erich Maria Remarque en Sin novedad en el frente, en otro fresco de época –de la misma–, con connotaciones tristemente vinculables con la actualidad:

“Deberían haber sido para nosotros, jóvenes de dieciocho años, mediadores y guías que nos condujeran a la vida adulta, al mundo del trabajo, del deber, de la cultura y del progreso, hacia el porvenir. A veces nos burlábamos de ellos y les jugábamos alguna trastada, pero en el fondo teníamos fe en ellos. La misma noción de la autoridad que representaban les otorgaba a nuestros ojos mucha más perspicacia y sentido común. Pero el primero de nosotros que murió echó por los suelos esa convicción. Tuvimos que reconocer que nuestra generación era mucho más leal que la suya; no tenían más ventajas respecto a nosotros que las palabras vanas y la habilidad. El primer bombardeo nos reveló nuestro error, y con él se derrumbó la visión del mundo que nos habían enseñado (…)”.

3. Hoy estoy aquí esperando que pasen las horas para terminar el máster mañana y me siguen viniendo a la mente las palabras de Haffner. Mañana yo seré un número; mis compañeros lo serán; o más bien, seremos palabras y títulos de trabajos de naturalezas muy variadas. En una época de masas que Haffner ya vivió, alzó la voz en su obra para reivindicar el papel de las personas con nombre y apellidos en la historia:

“¿Y yo? Acabo de hacer en que hace rato que no he tenido oportunidad de utilizar esta palabra en mi historia. He alternado la tercera y la primera persona del plural, pero no ha habido ocasión en la que poder usar la primera del singular. No es ninguna casualidad, sino uno de los puntos culminantes (tal vez el punto culminante) de lo que nos sucedió en el campamento, es decir, del hecho de que cada uno como individuo no fuese en absoluto relevante…”.

santosIntento yo también alzar mi voz, sin gritar mucho; escribo un poco para liberar tensiones y así entretenerme, juguetear con las horas hasta que pasen; termino Tiempo de silencio de Luis Martín-Santos, y resulta esta una de las obras llevaderas que decía antes. Quizás llevaderas no sea el adjetivo calificativo más adecuado: ¡qué obra!, ¡cuánta subordinación!, ¡cuánto arte lingüístico!, ¡qué cantidad de pertrechos estilísticos! Pero eso sí: para dar cuenta de una época a través de individuos concretos, a lo Haffner. Si para Haffner, él era igual de importante como lo podía ser Goebbels o Göring en la comprensión de una época, Luis Martín-Santos exige también la relevancia de Florita, de Pedro o del Muecas en la España franquista.

Pues eso, mañana más.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 844 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: