Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 julio 2010

He vuelto. Volví hace tres días, he tenido tiempo para que mis emociones iniciales de la vuelta se calmaran. Sin embargo, quedan todavía y quedarán para siempre. Puede parecer repetitivo: cada año es lo mismo en el mes de julio, trabajo de preparación y llega el momento esperado. Hay un horario establecido cada día que se cumple lo mejor que se puede. Es un bucle, un día tras otro; en cierto modo, una rutina. Pero es una rutina encantadora, fenomenal y muy dulce. Cada momento que vivo envuelto de esta rutina es un soplo de vida que recibo que me da fuerzas para continuar un año más esperando este momento con más ilusión cada vez. Besos, abrazos, sonrisas, gestos, lágrimas, diversiones, conversaciones, risas, complicidades, satisfacciones, y mucho más que podría decir. Cada año es irrepetible y tiene su encanto: el lugar, los niños, lo que hacemos, pero también las personas con las que comparto esta ocupación, esta misión. Esas personas pasan a formar parte de tu vida y las abrazas y las quieres como si las conocieras desde siempre o como si fueran hermanos tuyos. Realmente, muchas de ellas llevan ya muchos años juntas, pero estos días refuerzan la amistad y el amor, liman las asperezas e infunden alegría y vivacidad. Por eso, siempre al volver es una vuelta a la rutina real, la rutina más pesada; por eso, al volver deseas quedarte allí por un tiempo más, y por eso, al volver añoras a todas esas personas que te han acompañado y echas de menos levantarte con gritos de niños o con música, comer con muchas personas, ducharte con alegría, etc. Unos días donde la vivencia de la fe se hace más real que durante todo el año, donde tienes momentos realmente íntimos y en compañía para pararte a pensar, para ver cómo vives y para compartir.

Una compañía del anillo que tendrá que permanecer unida para afrontar los retos que vengan, desde las diferencias y virtudes de cada uno.

Lo dice la canción: “And if I had the choice, I’d always wanna be there. Those were the best days of my life”

Anuncios

Read Full Post »

Hasta pronto

Inexorablemente, llega el verano como cada año. Es quizás el mejor momento del año para descansar, pensar, reflexionar, hacer todo aquello que has ido aplazando durante el año (aunque luego no hagas ni la mitad de lo que tenías pensado) y para romper con la rutina habitual. Yo también me voy a desconectar del mundo, volveré pronto con lo que me quieran sugerir estas primeras vacaciones intensas. Disfruten lo mejor que puedan.

Hasta pronto.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: