Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25/09/10

Hannah y sus hermanas (1986) es una de las películas más celebradas de Woody Allen, entre otros motivos, porque cosechó tres Óscar. El director neoyorkino vuelve a tirar mano de lo que mejor se le da: las relaciones humanas. Sus guiones no son un secreto y no se basan en complejas ideas de ciencia ficción, sino en la vida más real. Recurre a las vidas humanas y todo lo que las envuelve para construir una historia donde, poco a poco, va ofreciéndonos mucho más que simples amoríos. Esto no quita que desde nuestra visión puede parecer algo artificial ya que el conjunto social que retrata este director suele estar formado por personas pertenecientes a un círculo intelectual superior al que no todos tienen acceso. No faltan otros personajes que se alejan de este círculo y, por su alejamiento, aparecen perfectamente diferenciados y definidos. Esta forma de alcanzar la inspiración en el arte a través del material propiamente humano es bastante recurrente en la filmografía de Allen, tan llena de personajes artistas, escritores, directores de cine, etc. Sólo basta recordar Desmontando a Harry (1997) cuyo personaje principal, interpretado por el propio director, era acusado de utilizar las vidas de las personas para convertirlas en oro literario. También nos viene a la mente Apuntes al natural (Martín Scorsese, 1989), incluida en Historias de Nueva York, tan entrañable con aquel tema de Procol Harum, A Whiter Shade of Pale.

La historia que se nos cuenta en Hannah y sus hermanas se encuadra a través de un mismo momento en años distintos: la cena de acción de gracias donde se reúne la familia y se conversa con cariño con los ancianos anfitriones. Esta escena tan familiar nos recuerda a la estampa que dibujó James Joyce en “Los muertos” (Dublineses, 1914). Joyce retrató una cena de Navidad donde la artificialidad de una familia de clase media-alta se ve amenazada por la fragilidad y volatilidad de los sentimientos humanos de Gabriel y su mujer. Recuerdo con cariño esta novela corta y también su adaptación al cine por John Huston. Así pues, en la obra de Woody Allen ocurre algo parecido. Allen nos vuelve a mostrar el torrente de sentimientos y de situaciones comprometidas que puede haber entre cinco personas. Lo cierto es que después de todo, la cena final muestra la estabilidad de un momento y la alegría que siente una pareja al conocer que van a ser padres. Pero lo importante no es tanto el final, sino todo el desarrollo, los diálogos plagados de todos esos temas que disfruta Woody Allen llevando a la gran pantalla, las reflexiones acerca del sentido de la vida y la conclusión de la falta de éste, la incursión del cine, la literatura y la música expresando los gustos personales del director, etc. Todos estos elementos son los que le dan un toque distinto a la obra cinematográfica y los que la convierten en una obra acerca de un segmento social muy determinado. No nos engañemos, no todo el mundo va a la ópera, escucha a Bach y conversa acerca del sinsentido de la sociedad contemporánea.

Si atendemos estrictamente a la historia que se desarrolla no dejamos de maravillarnos y entretenernos con unos personajes perfectamente definidos. Una pareja de ancianos con un pasado esplendoroso pero lleno de infidelidades, una hija talentosa que se complace con ayudar a los demás pero incapaz de que la ayuden debido a su ego, la hermana descarriada y ex cocainómana que no acierta a encauzar su vida, y la hermana apasionada que abandona una relación intelectual con un pintor mayor que ella para flirtear con el marido de su hermana, antes de acabar casada con un profesor de literatura. Todo ello junto al personaje que no sabe o no cree saber amar, y el personaje neurótico y obsesionado con el sentido de la vida que termina encontrando en el amor la única vía de escape. Juntando todos estos prototipos humanos bien definidos por unos actores magníficos, el resultado es una historia muy digna de contemplar, otra película para el recuerdo de este genial director.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: