Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Lugares’ Category

Siguiendo con mis lecturas veraniegas he tropezado con El disputado voto del señor Cayo, de Miguel Delibes (1978), que adquirí en una edición reducida de Austral. Delibes tiene algo que decir en cada una de sus novelas y en esta dibujó una graciosa pero a la vez triste sátira de los momentos previos a las elecciones generales de 1977 en plena transición española. De la mano de varios militantes de un partido de izquierdas, presuntamente el P.C.E., se nos muestra el corazón de la propaganda electoral y de la persuasión política. La trama se centra en la visita de tres de estos militantes a una zona rural, en concreto a un pueblo con tres habitantes donde el señor Cayo les conduce en un pequeño viaje hacia lo desconocido e infravalorado por ellos. Es una graciosa obra porque muestra cuáles son las situaciones que se viven en el campo y, quien haya frecuentado lugares como los reflejados en la obra de Delibes, puede formarse una idea. Al mismo tiempo es una sátira trágica de denuncia de la desaparición de un modo de vida, una cultura rica, alejada del mundo urbano. También rompe muchos mitos con los que se ha configurado la izquierda, de mano de comentarios machistas, violentos y poco atentos con la realidad del señor Cayo. No obstante, en el personaje de Víctor el autor nos ofrece una ruptura, un signo de esperanza:

“Yo veo una cosa aleteando en el cielo y sé que es un pájaro. Veo una cosa agarrada a la tierra y sé que es un árbol. Pero no me preguntéis sus nombres. Yo no sé una puñetera palabra de nada”. Pág. 157.

“Él es como Dios, sabe hacerlo todo, así de fácil. ¿Y qué le hemos ido a ofrecer nosotros? Palabras, palabras y palabras… Es… es lo único que sabemos producir”. Pág. 173.

 Estas citan reflejan el antagonismo entre dos mundos, un antagonismo que tenía bastante sentido en el momento en que fue publicada la obra pero del que hoy queda poco. Es, en resumen, una ágil lectura y una estampa de la Transición española y del choque entre el mundo rural y el mundo urbano; otra genialidad del desaparecido Miguel Delibes.

Read Full Post »

– “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos ‘C’ brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhauser. Todos estos momentos se perderán como lágrimas en la lluvia… Es hora de morir..” Roy

Blade Runner. Ridley Scott – 1982

Mucho llevo reflexionando sobre las experiencias vividas y qué papel tienen éstas en las vidas y comportamientos de las personas. Estos fragmentos de dos grandes películas (El indomable Will Hunting, 1997, y Blade Runner, 1982) arrojan luz a ello. Dos diálogos emblemáticos de la historia del cine sintetizan la esencia de la vida, las experiencias vividas y lo sentido en ellas. A menudo me siento como Roy en Blade Runner y como el propio Robin Williams. La vida no son ideas, ni libros, ni sermones, la vida son experiencias protagonizadas por uno mismo y por los próximos a él. Siento haber visto cosas que mucha gente no creería, momentos únicos y, por suerte, repetibles. Y todo esto lo he sentido y lo sigo sintiendo en Juniors. ¡Qué acertado estaría un educador diciendo las mismas palabras que Roy! Son muchos años, muchas vivencias y recuerdos y, especialmente, muchos campamentos en los que realmente se ven naves más allá de Orión, rayos C y puertas desconocidas hasta entonces. Esos días de convivencia, de vivencia con compañeros, son días de cómoda tranquilidad en el Monte Tabor, de disfrute, de evasión y de oración. En estos días la vida se saborea de verdad, en primera persona, en acción con Dios. Yo he visto cosas que no creeríais, sonrisas gratuitas, corazones sanados y llenos de felicidad, lágrimas sinceras, fe vivida y palpada, amor al prójimo, compañerismo, nuevos caminos, amistades duraderas, trabajo desinteresado y en equipo, la naturaleza en ti. Cada uno de esos momentos me ha hecho ser como soy, han configurado mi vida cristiana y la de muchos, han contribuido mucho en construir cada pedazo de mi pensamiento, cada sentimiento y cada acción. Esas vivencias han sido más allá de Orión, en esa montaña escarpada, pero han resonado y han aflorado una y otra vez en el descenso, en el suelo llano. Son días que sirven de alimento para continuar, para sacar fuerzas, para reubicarse de nuevo y seguir con esta misión. El recuerdo los revive una y otra vez. Y no, Roy no tenía razón porque esos momentos, esas lágrimas, no se perderán en medio de la lluvia. Esos momentos se palpan y se palparán y darán fruto y, entonces, no será hora de morir, sino de vivir, vivir en plenitud. Cada uno elige sus experiencias o, la vida se las brinda, pero éstas forman las personas.

Read Full Post »

Esta entrada anuncia el ocaso del verano, el fin de estas semanas de paréntesis con la realidad. La segunda parte de este tiempo ha tenido lugar en Limerick, una ciudad de Irlanda, llamada a veces stab city por algún motivo que otro. Viajar a un país extranjero siempre debe ser interesante y resultar una experiencia enriquecedora. Ver personas distintas a ti, contemplar costumbres, logros y fracasos del ser humano, sentir añoranza por el clima mediterráneo, tomar té con leche a todas horas, hacerse una foto con Molly Malone y James Joyce, intentar mejorar un desdichado inglés, oír a personas hablar en gaélico a su caballo tarareando canciones celtas y hablando de lo fenomenal que es la selección española, etc.

Una bonita experiencia que queda en el recuerdo, al igual que aquellas maravillosas personas que he tenido la suerte de conocer. Limerick, Doolin, Las Islas de Aran, otra vez Doolin, carreteras y más carreteras, Killarny, Dublín. Lugares que tienen su encanto, paisajes llanos sin árboles y plagados de vacas, acantilados de ensueño, pueblos con encanto, y ciudades grises. Todo ello sazonado con nuevas palabras andaluzas que he aprendido. Han sido unos días en un nuevo ambiente; días de reflexión, tranquilidad y libertad. Ahora toca agotar los últimos días de asueto e ir preparándose para la novedad que trae siempre el mes de septiembre.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: